0
El tarot egipcio dentro de la astrología ha ocupado un papel importante en todas las sociedades. La historia de la astrología es un tema bien amplio. Hay quienes dicen que sus orígenes fueron desde la civilización griega, pero antes de ésta ya se hablaba del tema. En la cultura egipcia, cada vez que alguien nacía era bautizado con el nombre de un dios de acuerdo a su regencia.
El tarot egipcio describe la realidad y los fenómenos de la naturaleza. Se dice que sus teorías son consideradas leyes cósmicas aplicadas a las leyes de la vida.
La Magia del tarot egipcio es especial y única en el mundo. Sus conocimientos acerca del mundo de los muertos y de los misterios de los cielos hicieron de los egipcios una gran civilización.
El tarot egipcio como Oráculo de los Faraones proviene del Gran Libro de Thot. Todo cuanto era posible conocer respecto al mundo, tanto visible como invisible fue resumido en setenta y ocho figuras.
El tarot egipcio se basa en los ciclos lunares. Al observar los grupos de estrellas en el cielo, los fueron relacionando con los animales, estos a su vez con sus distintos dioses, (cuerpo de humano, cabeza de animal) y les aplicaron las características a sus nativos. Es por esta razón que sus nombres siempre son dos, uno para la nación y el público y otro para su misticismo, y es relacionado, y matemáticamente interpretado por su signo, su dios, su propiedad y su planeta.
Las cartas del tarot egipcio muestran pautas de conducta que engloban prácticamente todas las situaciones que se pueden producir en la vida de una persona, contienen la esencia vital de todo cuanto el hombre ha podido conocer o intuir, sintetizando en símbolos las enseñanzas morales y metafísicas que el pensamiento humano ha sabido acumular a lo largo de su historia.

Publicar un comentario

 
Arriba