0


La baraja española se compone de 48 cartas, las cuales se dividen en cuatro palos  que son, los oros, las espadas, los bastos y las copas, todas se enumeran del 1 al 12. Es habitual encontrar mazos de cartas españolas donde se manipulen solo 40 naipes, omitiendo de esta forma los ochos y los nueves. También se pueden hallar incluidas  las cartas correspondientes al comodín, por lo cual tendríamos un mazo de 50 cartas. Los naipes enumerados con el número  10 se denominan sota, los naipes con el 11,  son los caballo  y los que llevan el 12, son los reyes.
El mazo español se utiliza para el juego primordialmente, aunque también es utilizado para la  predicción de eventos futuros. En la interpretación del las cartas del tarot española es el tarotista quien se compromete a establecer a cada uno de los naipes la definición que mas le parezca, influyendo la mayoría de las veces si los naipes salen al revés o al derecho. Generalmente  en el tarot baraja española los palos correspondientes a bastos y copas son considerados favorecedores, sucediendo lo contrario con  las espadas y los oros, aunque evidentemente hay muchas excepciones. Las copa  y  los oros suelen simbolizar a individuos de cabello blondo y tez clara, mientras que las espadas y los bastos representan a personas de piel morena y cabello castaño.

En el tarot baraja española, las copas se suelen corresponder a asuntos de tema  amoroso y sentimental. Las Espadas se refieren a la salud física y mental de quien consulta, mientras que el oro se relaciona con el aspecto monetario y material. Los bastos se relacionan con asuntos del tema profesional, aunque también auspician viajes.

Publicar un comentario

 
Arriba