0

Adaptable

Capaz de procesar cualquier cosa en apenas dos segundos, el Géminis es ultra-flexible. Su hiperveloz mente le impide quedarse pegado a cualquier forma de rutina, y es capaz de relacionarse absolutamente con cualquiera.

Esto puede llevarse a cualquier lugar y situación. Justo cuando uno ya cree que conoce a un Géminis, éste va y añade una nueva faceta a su ya polifacética forma de ser.

Amoral

Géminis rara vez siente remordimientos. Son la prueba viviente de que se puede tirar la piedra y también esconder la mano. El gurú oceanógrafo Jacques Cousteau supuestamente provocaba peleas de pulpos liberando tinta negra en el mar.

Los Géminis son maestros en aparentar atención a lo que uno dice, sin estar escuchando realmente. Si es necesario, te lo repiten como un loro sin haber entendido nada.

Deshonesto

"No esperes confesiones, revelaciones... ni siquiera la verdad", escribe la actriz Isabella Rosselllini en su autobiografía Algo de mí. "Es un hábito de la mente embellecer y colorear los hechos hasta que pierdo de vista lo que en realidad ocurrió... Miento, siempre lo he hecho".

Es como si mentir fuera parte del proceso respiratorio de Géminis. Dicen mentirillas, embustes de tomo y lomo, y todo lo que cabe en medio. Incluso si un Géminis puede realmente sentir algo de culpa, la mentira no será el acto que la provoque.

Una buena parte de todos los actores y actrices son Géminis. Esto podría tener algo que ver con la naturaleza dual de Géminis, o puede que se deba a que son personas tan falsas en realidad, que actuar -que es un modo de fingir-es lo suyo.

Publicar un comentario

 
Arriba