0


El tarot tibetano, también conocido como el tarot de los budas es  un tarot de transmisión oral y data de tiempos arcaicos. Los monjes tibetanos lo han esgrimido para predecir acontecimientos futuros y como forma de orientación en el camino de la curación. El estudio de este tarot puede llevar a los cartomantes a caminos que difieren a los de de otros tarot utilizados habitualmente. La forma de interpretar el tarot tibetano puede llegar a ser realmente abstracta  debido a la simbología de su contenido, puesto que ayuda a incentivar la percepción e invita a una profunda reflexión, consiguiendo conectar con planos de consciencia superiores. La irradiación de energía positiva  hacia  el consultante previo a comenzar la consulta, puede mejorar de forma  eficaz a la buena voluntad de este.
Los 22 Arcanos Mayores en el tarot tibetano representan  la evolución de los seres humanos, desde  el naipe cero que  personifica a un  niño que da sus primeros pasos hasta el naipe  veintiuno que representa la culminación de la entidad humana.  Nos lleva por  el sentido naciente y último de la existencia, el karma, la muerte y  el resurgimiento.

En el tarot tibetano los  Arcanos Mayores  salen invertidos, pero este hecho  no constituye que  el consultante posea rasgos negativos, sino que al momento de la lectura  es posible que se encuentre en una situación no positiva, siempre y cuando el  mismo naipe no  salga invertido en reiteradas tiradas. De todas formas  esto depende del cartomante  ya que hay quienes las interpretan de forma similar  y hay quienes dicen que el naipe simboliza lo mismo todas las veces, el que figure de forma invertida simplemente revela un aplazamiento. El creador del tarot tibetano afirma y aconseja que quien realice la tirada  se comprometa sobre todas las cosas  a la interpretación que le establezca su visión e intuición.

Publicar un comentario

 
Arriba