0
Este  juego de naipes  data del año 1392.  Se dice que  la persona encomendada  para elaborar las Cartas del tarot de Carlos VI fue Jaquemin Gingonneur por solicitud de  Odette, quien era la amante del rey de Francia en aquel tiempo.  Esta baraja era entonces utilizada por Carlos VI como forma de pasatiempo y entretenimiento.  No se sabe a ciencia cierta si la realeza francesa  tenía conocimiento de la fuerza mística del tarot o si  solo se  tomaba como forma de divertimento.
Para pintar las Cartas del tarot de Carlos VI se utilizó una técnica en pintura denominada  “Trompe l´ oeil”  la cual genera una ilusión óptica  que hace parecer que las imágenes tienen movimiento propio, sobresaliendo del marco y del  lienzo. Los colores  utilizados en la ilustración  en las Cartas del tarot de Carlos VI son los rojizos Y verdosos, así como el plateado y el azul.
Hoy en día en la Biblioteca Nacional de París se conservan  dieci­siete  cartas de las setenta y ocho  que se cree  formaron parte del Tarot pintado por Gringonneur. Dichas cartas no poseen leyenda  alguna y están pintadas a mano con una gran calidad.

Por otra parte hay estudios recientes que aseguran que estas cartas  no son las que Gingonneur elaboró para el rey Carlos pero sin duda son cartas  de tarot con un estilo especialmente  medieval y de  gran belleza,  ilustradas con símbolos divinos y profanos simultáneamente. Algunos investigadores  aseguran que las Cartas del tarot de Carlos VI son originarias de Bolonia,  donde se utilizaban estas barajas  con fines pedagógicos, ideológicos e incluso matemáticos.

Publicar un comentario

 
Arriba